No me Juzgues sin conocerme

Últimamente en las redes sociales he visto muchos anuncios estúpidos acerca de que la gente juzga a la gente. Es chistoso como la gente no sabe como funciona en si misma. Me puse a pensar que hay muchas cosas que no reflexionamos a la hora de pedir que no se nos juzgue y que supuestamente nadie tiene derecho a juzgarnos. Tengo un par de opiniones al respecto, ya que la gente solo reniega de esto si se les trata “mal”.

El inicio y la acción tienen algunas facetas:

Impresión
La impresión es esa actitud que siempre asumimos frente a diferentes situaciones con diferentes personas. Dejando mostrar una parte de nosotros que no siempre es nuestro verdadero yo. Las personas nos perciben como amigo o enemigo dependiendo de su criterio. Cuando la impresión que das es mala según su criterio o cuadra con él, es cuando esa persona puede asumir una posición conforme a tu actitud, sea mala o buena.

Deliberación
Es ese punto en donde la persona toma las actitudes, expresiones, gestos, información que dejas mostrar de tu persona, y la compara con su propio criterio. En este caso, el criterio es es formulario mental que todos hacemos acomodando las cosas que nos gustan, nuestra moral, nuestros valores, y todas esas características que nos ayudan a tomar decisiones con respecto a nuestros actos. En base a este formulario, comparamos los datos que adquirimos sobre la otra persona, con lo que nosotros sabemos y tenemos en nuestro criterio. Evaluamos que lugar le daremos a la otra persona en nuestra vida. Muchas veces nuestro criterio esta llenado con valores y aptitudes negativas, lo cual nos hace tomar decisiones erróneas, o que la deliberación sea totalmente inapropiada.

Declaración
Esta parte es la que todos acostumbramos llamar “Juzgar” porque es cuando nos dicen que somos tal por cual. La sentencia puede ser negativa o positiva, y puede ser acertada o errónea con respecto a quien es realmente la persona a la que “juzgamos”. Jamas una sentencia va a ser acertada porque la visión que tenemos todos de nosotros mismos casi nunca coincide con la de los demás, como dicen por ahí “nunca terminas de conocer ni mucho menos comprender a nadie”, por mas que nos expliquen su vida y por mas empáticos que seamos, “cada quien seguirá contando su propia versión de la feria”.
Declaración negativa es lo que solemos percibir como una mala critica, nos duele, nos lastima, resalta el lado malo de nosotros, que puede o no ser verdad.
Declaración positiva es lo que solemos percibir como un halago, nos hace sentir bien con nosotros mismos, resalta lo bueno de nosotros, pero también puede ser o no ser verdad.

Muchas veces decimos “nos están juzgando mal!”, cuando en realidad nos están declarando de una forma que no queremos. Casi siempre es una sentencia negativa con cierto grado de verdad. Pero también nos están “juzgando mal” cuando dicen algo bueno de nosotros que no es cierto, es decir una declaración positiva que convenientemente “siempre nos la creemos”.

Algunas personas lo hacen en silencio, otras personas lo anuncian, ya sea diciéndole a la persona directamente, o chismeando con otra persona.

Sentencia
Es la acción que tomamos con respecto a todo lo anterior. En los estudios de la ética y la moral, existe un pie de pagina que dice que aquel que no siga las reglas sociales es castigado con la marginar o exclusión. Aquellas personas que declaramos positivamente, las convertimos en nuestros aliados, mientras aquellos que no, los castigamos con una critica dura, aislamiento y chisme. Todo depende de la actitud de quien Juzgue.

Prudencia
No podemos pedirle a la gente que deje de “Juzgarnos”, puesto que es algo que todos hacemos. Pero podemos pedirles Prudencia, ya que podemos emitir una declaración negativa o errónea y guardarnosla para nosotros mismos, y no por eso vamos a dar una sentencia dura e hiriente. A veces es necesario, pero eso ya depende de el criterio y la actitud de cada quien. Nunca terminamos de conocer a alguien, a veces negamos la verdad de lo bueno y lo malo en nosotros, a veces queremos que los demás vivan como nosotros lo creemos mejor, mostramos un lado de nosotros que no nos representa, vemos lados de la gente que no nos dicen toda la historia. No le pidamos a la gente que nos dejen de Juzgar, porque en el fondo queremos que nos conozcan con lo bueno y lo malo. Solo tenemos que pedirles que sean mas abiertos, tolerantes y prudentes, porque no somos moneditas de oro para caerle bien a todos, y pedirle a alguien que deje de hacer lo que uno también hace, es hipócrita.

Porque es que “Juzgamos” a la gente?
Hay varias razones para criticar duramente, querer cambiar a una persona, chismorrear o mal hablar de lo que vemos en una persona.

A veces es solo el interés de que las cosas alrededor nuestro, incluyendo a las personas, sean a nuestro modo, porque vivimos bien así, o es mas cómodo, o fácil. Porque nos aferramos a lo que ya conocemos y sabemos que “es lo mejor”.

Porque hay personas que se dejan caer en una misma situación y los demás nos hartamos de verlos, y cuando llega una persona que aparenta la misma cosa, la etiquetamos ciegamente.

Algunas personas simplemente hacen cosas buenas que parecen malas, y otras, cosas malas que parecen buenas, por las cuales no nos podemos quedar callados.

Otros, simplemente no tienen criterio, educación, solo son un asco de persona y ya. Por puro ocio.

Igualmente no podemos pasarnos la vida viendo lo que los demás hacen “mal”, ni intentando escuchar o callar a todos. Depende de cada quien tomar lo mejor que cada persona nos dé y también nosotros darles eso. Aceptar la critica es bueno, pero si no es acertada, también para que preocuparnos. Toma a la persona del hombro, dale las gracias por preocuparse por ti y dile que pase lo que pase, harás lo posible por estar y hacer las cosas bien; y que tu esperas que esa persona haga lo mismo.

Esta es la parte en donde me enojo y les digo mi opinión personal.
Déjense de mamadas! dejen de publicar esa tontería de “si no me conoces no me juzgues”, porque por lo general es porque alguien hablo mal de ustedes tras portarse como idiotas. Yo acepto que en momentos soy una perra quejumbrosa, que en otros soy una miedosa para ciertas cosas, que soy una cabrona y muchas cosas que algunas personas han de decir de mi. Y claro que me molesta, pero me molesta mas el hecho de, aunque trate se me sale de vez en cuando. También acepto todas las criticas, malas, buenas, y raras, porque es la única forma de mejorar, y si alguien me quiere tratar mal por ser como soy, pues lo trato lo mejor posible o le tiro al loco.
Igual, yo juzgo a la gente todo el tiempo, reniego y digo esto y lo otro, pero trato de ser abierta. Claro que me decepciono cuando veo que la gente con la que intente ser abierta y entablar una amistad o una sociedad, termina siendo un asco de persona, una persona llena de malas intenciones, sin educación y sin ganas de mejorar. Ahí si, lo único que queda es ignorarlos.
Técnicamente la forma en que todos escogemos con quien convivir es eso que todos erróneamente llaman Juzgar.
Ojo, Juzgar no es lo mismo que andar de metiche sisañoso.

Con esto me despido, esperando que les sirva para la próxima vez que estén en facebook pidiéndole a la gente ser mas tolerante y abierta, o por lo menos mas discretos. También ustedes dejen de darle de que hablar a la gente, no sean Mileys.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: